dimecres, 4 de setembre de 2013

Ella

En la azotea se veía todo mucho más fácil.
De noche, y con el viento revoloteándole el largo cabello color caoba a causa del viento, el cielo de Barcelona seguía siendo negro, oscuro y triste.
Pero ella seguía siendo igual de hermosa. Tal vez incluso lo era más.

El abrir y el apagarse de las luces y su titubeo nos permitía alejarnos, crear como un pequeño refugio a lo alto de un triste, simple y alto edificio de tantos de los que había por allí. El reflejo de esas pequeñas luces la hacía aún más bella.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada